martes, 21 de diciembre de 2010

La Prediccion



Capitulo 1


Había sido ya de por si un día difícil y algo pesado, llegue con los pies cansados y con esta sensación de pesadez en ellos. Desamarre las largas agujetas de mis botas y las deje caer al piso, como dos bloques de cemento que caen con fuerza, al desprenderse de esas trabes o estructuras que les sujetaban.

Sin mucho alarde, me tumbe sobre la cama y cerre los ojos, recuerdo que me dije a mi mismo en voz baja, solo un ratito, no me voy a dormir, solo un ratito.


fue obvio que cuando menos lo esperase ya no estaba, en mi habitación, o al menos ya no en mi estado consciente. Entre varias cosas que hacia en el sueño, alcanzaba entonces a distinguir mis pies, como estos pisaban la yerba fresca, y la tierra humeada, el sonido de estas mismas y voces adyacentes que denotaban presencia de múltiples personas. Todo ellos al aire libre, campo, bosque, pero a la vez con gente y urbanidad.


Ya se donde estoy, “pensé” y alce la vista, ahora ya todo tenia, si no coherencia, por ser un sueño al menos mas sentido y ubicación que antes. Mire alrededor y sentí esta sensación familiar de estar en casa. Supongo que debieron ser vacaciones o algunos días libres, pues estar en la casa de campo no es cuestión de todos los días, sin embargo es bastante común o lo fue durante un tiempo, al menos por los fines de semana.


Comencé a caminar y tome la dirección al pueblo, mis padres venían detras mío, pues alcanzaba a escuchar sus voces, también había mas gente, pero honestamente solo se reduce a familiares y amigos quizá, realmente nunca presencié fisicamente sus rostros, aunque se sentía su constante sensación, en este ambiente alegre. Mientras caminaba iba viendo las viejas y descuidadas casas del pueblo, iba viendo también los riachuelos y arboles, las plantas y los animales comunes, como perros y aves, algunos peces y ranas. El cielo era claro, había sol y de no ser por que era un sueño, podría haber jurado que hacia calor, sus calles empedradas como siempre, amplias sombras, por sus construcciones y su vegetación.


Y entonces llegue al centro del pueblo, esa plazuela, con su kiosco y su pequeña explanada de la que sobresale esa antigua fuente de concreto pintada de rosa mamey, tal cual el vivo retrato de la que existe en la vida real. Fue entonces cuando gire mi cabeza para mirar detrás, en busca de mis padres y de la gente con la que venia, pero como es de costumbre en los sueños, ya no venia nadie detrás.


Por un momento me halle completamente solo en la plazuela, como si por un momento nadie mas habitase ahí, ni familiares, parientes, amigos o inclusive los propios nativos del pueblo. absolutamente nadie a la redonda…


Repentinamente frente a mi, apareció una figura a lo lejos… La imagen en un principio era borrosa… pero se podía distinguir por el tamaño y el color de sus ropas que era una niña, de alrededor de unos 6 años, rubia, flaquita y de tez blanca… venia corriendo hacia mi, ella gritaba e intentaba decir algo, pues podía percatarme de su gesticulación en su expresión y al mismo tiempo ella alzaba un brazo pero no paraba de correr… Al llegar a mi recuerdo que me obsequio una nieve, de algún sabor, es clásico que en el pueblo haya nieves de sabores. Algún otro detalle extraño que recuerdo, era que ella seguía hablando mientras se dirigía a mi, pero no salía ningún sonido de su boca. Ella hablaba y decía tantas cosas, pero era como si fuese de algún modo, una película muda, donde solo entendíamos por señas simples y lenguaje corporal.


Momentos después ella corre de nuevo hacia atrás y toma de la mano a mi hermana quien iba a su vez de la mano de alguna persona desconocida, también de cabello rubio… Entonces todo el ruido de las personas regresaba poco a poco paulatinamente, como si se tratase del volumen de un televisor que pierde señal para luego lentamente recuperar el volumen que inicialmente ya tenia. De pronto entre la gente y todo el entorno un extraño sonido entro al sueño, que nubló todo aquel mundo, como un parte aguas de sobresalto ennegreció todo….


Y entonces desperté.



 



Capitulo 2

Me quede realmente pensativo para la tarde siguiente, sobre aquel extraño y vivido sueño que había tenido el día anterior, pero a la vez procuraba no darle mucha importancia, pues después de todo fue un sueño, los sueño por lo general suelen ser solamente deformaciones metafóricas de la realidad que vivimos hace poco o de un día que termina y nuestra mente debe acomodar las experiencias vividas en el.


Recuerdo que esa tarde hacia frío y era fácil encontrar un pretexto sencillo si se quería descansar y empezar a cabecear sin conflicto alguno, sin embargo me resistía a hacerlo y seguí realizando las actividades cotidianas.


De nuevo al caer la noche estaba cansado y decidí ir a recostarme, solo un rato con la intención nuevamente de levantarme a terminar pequeños pendientes que habría que hacer para el día siguiente. Y entonces ocurrió nuevamente…


Pero esta vez fue una situación algo distinta.


Recuerdo nuevamente mi sueño iniciando con la vista centrada en mis pasos, veía mis botas caminando sobre el concreto, de nuevo sin alzar la vista, podía escuchar las voces de mis padres cerca y sentía la presencia de varias personas mas, ante de poder levantar la mirada, reconocí la cola de mi perro cruzando entre mi habitual caminar.


No había duda, para cuando alce la vista, era mi familia, con quien iba caminando, solo que esta vez no era el campo sino la cuidad y en particular una parte especifica que yo conocía muy bien. Mire de reojo el entorno y poco tarde en caer en cuenta… Calles pequeñas pero continuas, mezcladas con grandes avenidas para automóviles y en cada cera, al centro había pequeños jardines y camellones con arboles y pasto. Todo rodeado por grandes conjuntos habitacionales blancos, unos seguidos de los otros. Un complejo bastante grande de Casa departamentos con jardines y avenidas… Eran los ya tan conocidos rumbos que solía recorrer con amigos de la secundaria, en donde estaba mi escuela a escasos pasos.


Mi escuela como tal nunca se vio, dentro del sueño, sin embargo este entorno era realmente familiar y muy bien recreado.


Tango, mi perro revoloteando con su habitual alegría por todo el lugar, mi madre de la mano de mi padre y mi hermana a un lado de ellos de la mano de un compañero de la escuela, al que que a ella había querido conocer en una ocasión, pero nunca se dio la oportunidad de que se pudiesen llevar o siquiera hablar. Situación por la cual me pareció extraño verlos a los dos juntos en primera instancia. mas sin notarlo en seguida, seguía había algo demás, alguien que estaba con nosotros, de manera tan natural y que a su vez era alguien a quien yo no conocía aun.


Conforme fui tomando conciencia de quien era yo en el sueño y que hacia, note poco a poco que mis brazos estaban cerrados, de algún modo ocupados y no disponibles para sostener o tomar objetos. Lo que me llevo casi instantáneamente a buscar mis brazos.


Cuando les mire, quede asombrado aunque a juzgar por la expresión de todos los ahí presentes, todos sabían que había estado ahí desde el principio.


Acurrucado entre mis brazos estaba un pequeño perrito de color trigo, que yacía dormido, tendría apenas unos meces de nacido. Lo primero que pensé fue, “Cuando fue que acordamos tener otro perrito y cuando fue que… Tango ya es viejo para tener que cuidar a otro" Pero no parecía ser pariente de Tango, en algo era diferente. Al llegar a una cafetería voltee a preguntarle a mis padres que debía hacer con el bebe. Ellos solo hicieron una mueca extraña y esperaron conmigo fuera del lugar.


No se como estuvo, si al final entramos o no entramos, el chiste fue que al final estábamos dentro de casa. Pero de las cosas que mas recuerdo de aquel ambiguo sueño, fue ver aquella cuna de madera donde todo estaba puesto con tanta dedicación, donde adornada con juguetes, pelotas y muñecos de peluche y otros materiales, acogía con tanto acopio a aquel extraño y pequeño perrito dormilón, que era mirado por todos en silencio mientras parecía dormir plácidamente…. todo lucia perfectamente normal, como si estuviésemos juntos de nuevo. Como una sensación que aunque extraña, resultaba tan familiar.


recuerdo que mire de nuevo al piso y fue la ultima imagen que vi antes de despertar de aquel sueño.


Recuerdo que no paso mas de una semana después de el incidente del par de extraños sueños…


Fue una tarde cuando regresábamos de la compras habituales para el negocio que recién había empezado con la ayuda de mi madre, cuando ella con una expresión seria y discreta me dijo, debo contarte algo que debemos comentar mas tarde a tu padre.


Después de una larga pausa, suspiro y me dijo: tu hermana nos ha hablado. A lo que respondí, que, necesita algo, ha salido algo mal?. Ella miraba el vidrio del auto desde su asiento y con unos ojos vacilantes… hay noticias nuevas, que me ha contado, que pudiesen traer grandes cambios. Le mire y lo supe en un instante, mas no dije nada.


A lo que al silencio mi madre prosiguió, tu hermana me llamo para decirme que esta embarazada, esta esperando un hijo…


Gire mi cabeza hacia el espejo lateral del auto y solo le respondí, lo se; pero No sera un… Va a ser niña, una niña rubia.




 ( Abril y su Abuela 2 años despues de los sueños.)